Tablas en la primera partida del mundial de ajedrez

Ding Liren logra empatar una difícil partida

El ruso Ian Nepomniachtchi y el chino Ding Liren firmaron tablas en 49 movimientos, tras casi cinco horas de juego, en la primera partida de las 14 programadas del Campeonato del Mundo que ajedrez que se disputa en Astana (Kazajistán). 

Nepomniachtchi jugó en estilo Ding: muy posicional, con una variante del cambio de la apertura española y tratando apretar al contrario en finales favorables en los que el peón doblado significa uno de menos.

Pero así, es difícil aspirar a algo diferente al empate salvo que el rival caiga en las redes de la ansiedad, de tratar de resolver con rapidez problemas de largo plazo.

En la partida inaugural del duelo, dotado con 2 millones de euros en premios, Nepomniachtchi dispuso de ventaja desde la apertura después de que Ding pareciera sorprendido por la séptima jugada de su rival. 

El nivel técnico del ruso, aun siendo altísimo, no es el de Carlsen o Karpov capaces de maniobrar horas y horas hasta desquiciar al contrario. Mantuvo su ventaja, pero nunca fue decisiva en opinión de especialistas y de la fría computadora, y tras diferentes simplificaciones en las que Ding no perdió la calma se llegó a un final totalmente igualado de alfiles de diferente color con caballos y cinco peones por bando.

En su comparecencia ante los periodistas Ding, que tiene como analista al húngaro Richard Rapport, 13º en las listas mundiales, declaró: “No estoy feliz sino un poco deprimido. Durante el juego me sentí inconsistente. En la primera fase de la partida no me pude concentrar. Mi mente estaba llena de recuerdos y sentimientos y la presión me impidió calcular a mi nivel”.

Una actitud muy candida para un match de este tipo o ¿Será una estrategía mental para que su rival se confie?

Le compartimos la primera partida del match con comentarios.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *