Una pequeña guerrera en Guayaquil

Una historia desde el Festival Panamericano de la Juventud 2019

Luciana Andrea Arenas Lavado, es el nombre de una pequeña ajedrecista que nació hace 9 años en su querido Chimbote.
Luciana conoció los trebejos en su colegio El Carmelo de Lima, desde entonces quedó literalmente enamorada del ajedrez, compartiendo diariamente sus labores académicas con la práctica del deporte ciencia.

En el presente año, como resultado de su destacada participación en el Torneo Nacional de Ajedrez Juvenil, obtuvo la clasificación al XXX Festival Panamericano de la Juventud, realizado en Guayaquil – Ecuador entre el 21 y el 27 de julio.

Pudimos preguntarle acerca de su experiencia en Ecuador y esto nos contestó:

TN: “Luciana, ¿Qué comentarios puedes darnos sobre tu participación en este Panamericano de Ajedrez?”
LU: “Me siento tranquila y feliz de haber hecho un buen torneo, pero con ganas de seguir mejorando en mi juego”.

Así es, Luciana puede estar tranquila, pues el ajedrez peruano es de un muy buen nivel, lo cual se refleja en los resultados. Ella, con mucho camino por recorrer aún, es una de las tantas jugadoras que van surgiendo año tras año en las categorías menores.

Nuestra deportista, junto a otras habilidosas niñas peruanas compitieron  en la categoría Sub 10 Femenino, ella logró 6 puntos, producto de 4 triunfos, 4 empates y una derrota, lo que le permitió situarse en el top ten de su categoría.

Para una niña como Luciana, así como los demás ajedrecistas peruanos, ha sido gratificante poder enfrentar a jugadores de alto nivel, entre ellos, campeones de países como Argentina, Ecuador, Costa Rica, Estados Unidos, Paraguay, Bolivia, México, Venezuela, Colombia, Canadá, Puerto Rico, entre otras equipos, donde se puso a prueba el nivel del ajedrez peruano ratificando que nuestro ajedrez es uno de los mejores del continente, ya que obtuvimos el sub campeonato Panamericano, detrás de la poderosa delegación de Estados Unidos.

Cada ronda ha sido emocionante, cada jugada parecía interminable, y cada lucha titánica, y no es para menos, ya que fueron partidas de mas de 4 horas, fueron triunfos celebrados por la familia, y fue el aliento de los amigos de nuestra deportista y aficionados al ajedrez, que le permitieron lograr buenas partidas como la hecha ante la WCM argentina o la campeona nacional norteamericana 2018, lo cual es una muestra de su crecimiento deportivo y la necesidad de seguir dando aliento y apoyo para seguir disfrutando de este hermoso deporte.

Aquí no termina esto. Vienen nuevos retos y desafíos, además de mucho aprendizaje para Luciana, porque esto recién empieza para una jugadora en  plena formación que sueña con ser como nuestra GM Deysi Cori.

Lo cierto es que el futuro se labra con sacrificio, y que el talento sumado al esfuerzo traen como resultado el éxito, por el momento nuestra Luciana tiene los pies sobre la tierra y disfruta, merecidamente, de su buena performance en el Campeonato Panamericano de la Juventud, y aunque le será difícil de olvidar la 8va ronda, donde perdió el invicto en el torneo, puede estar orgullosa de sus resultados en este torneo.

A seguir jugando Luciana, la vida trae revanchas, seguramente tú y nuestros deportistas las tendrán

Enviado especial Torre Negra, Guayaquil – Ecuador

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.